En estos caminos electrónicos viaja la rebeldía
que sueña y sueña ...
Y cuando el sueño es de muchos y se sueña juntos... es REALIDAD.
fragmento: declaración de principios de ALIA*

miércoles, diciembre 13, 2017

@RadioAlia "te acompaña" OMC: Entrevista a Cecilia Nahón

“Macri tiene una mirada negadora de la realidad internacional” La economista y ex Embajadora argentina en Estados Unidos, Cecilia Nahón, dialogó con Resumen del Sur en el marco de la Cumbre de la Organización Mundial del Comercio que se desarrolla en la Ciudad de Buenos Aires. Nahón aseguró que “la OMC está cargada de tensiones” y planteó que “Macri tiene una mirada negadora de la realidad internacional”.

Carta del cura Francisco "Paco" Olveira a Gabriela Michetti

"Ustedes se burlan de los pobres"
Grupo de Curas en Opción por los Pobres

Sra Vice-Presidenta Gabriela Michetti:

Al cumplirse un año de gestión “Cambiemos”  le escribí una carta abierta en la que le decía que en los barrios “había subido todo, menos la alegría”, en vistas de los resultados de este segundo año pensaba no volver a perder el tiempo ya que si lo que a ustedes se les ocurre para llegar a la tan mentada “pobreza cero” no es otra cosa que bajarle al sector más pobre de nuestra población lo que debían recibir por la Asignación Universal por Hijo -mientras a las grandes empresas les reducen los aportes patronales y el impuesto a las ganancias- no tenemos mucho para hablar. Directamente ustedes se burlan de los pobres.

Esas madres que difícilmente pueden darle ya de comer a sus hijos, no tendrán más remedio que mandarlos a nuestros ya abarrotados comedores. Y eso duele…

Es la famosa teoría del derrame neoliberal que, como bien dice el Papa Francisco, “nunca se ha confirmado en los hechos e implica una burda confianza en la “bondad” de quienes detentan el poder económico. Mientras tanto los excluidos siguen esperando” (Evangelii Gaudium 54).

Pero acá estoy escribiéndole ya no de la pobreza que mata a pasos lentos, a guisos de arroz o fideos  sin carne, sino sobre sus desafortunadas y peligrosas afirmaciones sobre los “enfrentamientos” en el Sur de nuestra Patria. Usted se dice cristiana y el pasado 8 de diciembre,  día de la Virgen Inmaculada, nos compartió incluso una foto acaramelada de ella. Qué pena que se olvidó de sus dichos: “Dios derriba del trono a los poderosos y eleva a los humildes,  a los pobres llena de bienes y a los ricos despide con las manos vacías” (Lucas1,52-53);

Esa María tuvo un hijo llamado Jesús que los cristianos creemos renace cada Navidad y sabe, no le veo buen futuro, me parece que podría repetirse la historia y si bien ya no morir en una cruz  que es un invento antiguo pasado de moda, quizás si de un tiro que entre por una nalga y le salga un poquito más arriba del pecho. Eso si llega a grande, porque siempre hay Herodes que buscan matarlos de chiquitos, cómo ahora que aumentó la mortalidad infantil.

Es que El Hijo de la María, que nace ahora como siempre en villas y asentamientos nunca en tierras de Benettones y Lewis, de grandecito se enfrentó a la Ley –aunque a usted no le guste-. A él le enseñaron que la Ley del “mismito dios” prohibía curar en sábado porque era su día Santo y Jesús dijo ¿qué Dios es ése?, el mío no es  y curó en Sábado. También le enseñaron que la ley prohibía tocar a los leprosos o te volvías también impuro como ellos. Donde lee usted leproso puede traducir por  mapuches, villeros, madres de AUH y ¿sabe que hizo Jesús? se saltó la Ley, los abrazó y se dio el milagro que el leproso se curó (algo así como que el hermano mapuche recuperó sus tierras).

Como dijo Gandhi, ese sí gran discípulo de Jesús sin creer en él: “Nadie está obligado a cooperar en su propia pérdida, ni en su propia esclavitud. La desobediencia civil es un derecho imprescriptible de todo ciudadano”.

Ustedes nos llenaron la cabeza en tiempos electorales con la palabra diálogo, “escuchando al otro para ver con que nos podemos enriquecer” decía el presidente. Calculo que el diálogo ha de darse con el que piensa distinto y también con el que reclama. Como decíamos los curas en la opción por los pobres: “El estado tiene todos los medios y herramientas para ser artesano de la Paz. No lo está siendo. Y ya demasiada sangre ha corrido por los suelos de esta Patria” (7/12/2017 Comunicado a la opinión pública)

Ojalá no haga falta una tercera carta porque hayan cambiado el rumbo, ojalá sobre todo no se nos acabe el tiempo para escribirla de ser necesaria, porque  tenga claro que frente al avasallamiento de los derechos de nuestro Pueblo y a pesar de que quieran criminalizar la protesta habrá que seguir  saliendo  a las calles, a los montes, a los ríos, y en esa lucha a muchos nos alentará en el corazón las palabras de un tal Jesús, ese judío marginal  nacido en Belén de Judea para alegría del Pueblo –nunca de los poderosos -, que nos sigue  diciendo: “felices los que son perseguidos por practicar la justicia porque a ellos les pertenece el Reino”. (Mt. 5,10)

El que dijo eso, se lo acabo de recordar, terminó en una cruz: el castigo que el imperio del momento daba a los opositores para que a nadie se le ocurriera subvertir el orden, la famosa Pax Romana. Paz de la que Tácito el historiador romano decía: “A la rapiña, el asesinato y el robo los llaman por mal nombre gobernar y dónde crean un desierto, lo llaman paz”. El mismo que dijo: “Los peores enemigos son los que aprueban siempre todo” y que “el poder conseguido por medios culpables (llamémosle globitos de colores, mentiras y promesas incumplidas) nunca se ejercitó en buenos propósitos”.

Lamentablemente no puedo decirle Feliz Navidad, tan sólo preguntarme cómo lo hacían los curas del tercer mundo: ¿Navidad para quién?

Francisco Olveira

Sacerdote del grupo de curas en la opción por los pobres. Isla Maciel



Argentina: Que votan Senadores y diputados Nacionales?


@RadioAlia "te acompaña" CONTRAHEGEMONÍA CULTURAL


La Columna de
 Sergio De Matteo

Hoy a partir de las 21hs se emite la audición 471 de El Estado de las Cosas -en su 11° temporada - en el 97.9 mhz del viejo dial o www.fmsonar.com.ar(sonar.com.ar)
Esta noche vamos a intentar aventurarnos entre-medio de dos territorios y universos culturales que el colonialismo ha convertido en subalternos, pero que nunca esa opresión pudo mutilar y silenciar sus tradiciones raigales ni sus transgresoras producciones artísticas emergentes.
Desde Chile, mucho antes que se fundara el estado-nación, el poeta mapuche David Aniñir Guilitraro nos dará pie para indagar en la música de una mujer de Gambia que modificó la herencia milenaria y machista en la ejecución de la kora, hablamos de Sona Jobarteh.



Argentina: La instalación de la dictadura mafiosa

El Diario De Hoy: 
CONTRAHEGEMONÍA COMUNICACIONAL
La Columna de Jorge Beinstein

Solo faltan algunos pequeños ajustes para que el motor dictatorial funcione a pleno. Solo faltan algunos pequeños ajustes para que el motor dictatorial funcione a pleno. Una reducida camarilla mafiosa a cuya cabeza se encuentra Maurizio Macrì, dispone de la suma del poder público a lo que se agregan los poderes mediático y económico.

Quedan unos pocos residuos fácilmente controlables que tal vez sobrevivan algo más y que servirán mientras existan para que el súperpoder muestre la existencia de pluralismo. Algunos diputados y senadores exhibirán sus figuras opositoras aunque ambas cámaras ya estaban bajo control en los temas fundamentales y lo estarán mucho más en el futuro. Aún queda alguno que otro juez marginal relativamente independiente pero pero altamente vulnerable ante una reprimenda del Poder.

Podemos distinguir una suerte de “primera etapa” de la tragedia donde la manipulación mediática-judicial ocupa todavía el centro de la escena, fue la que impuso una original forma de golpe blando en 2015 permitiendo el encumbramiento de la mafia bajo un disfraz democrático, apabullando a dirigentes sindicales y políticos opositores y opoficialistas y encandilando a un amplio espectro social cuyo núcleo duro neofascista fue mantenido en permanente estado de excitación reaccionaria. Pero esa etapa, con sus periodistas mercenarios y las caras sonrientes del presidente y sus ministros irá perdiendo eficacia en el futuro a medida que la concentración de ingresos avance un poco más y que los saqueos tarifarios y otros resulten insoportables para grandes masas de la población. Es por eso que antes de que dicha etapa cumpla su ciclo va despuntando la segunda fase con gendarmes convertidos en policía militar y fraude electoral (voto electrónico manipulado mediante). Dentro de no mucho tiempo presenciaremos el despliegue total: mediático, represivo e institucional de un régimen novedoso para los argentinos en cuya memoria se encuentra una siniestra serie de dictaduras militares sin la presencia de dictadura civiles y mucho menos de despotismos mafiosos.

Para entender lo que está pasando tendríamos que observar en primer lugar la mutación (la degradación profunda) de nuestra élite dirigente convertida en lumpenburguesía. No se trata de un fenómeno reciente, local e inesperado. El mismo se viene desarrollando de manera visible desde la última dictadura militar, cuando los Macri, por ejemplo (y no solo ellos), dieron un enorme salto en sus negocios y se convirtieron en un clan miembro del reducido club de los súper-ricos. Siguió avanzando durante la postdictadura aprovechando las limitaciones, debilidades y corrupciones de una democracia funcional a sus intereses.

En segundo término es necesario constatar que no nos encontramos ante un hecho raro del panorama global sino de la expresión argentina, subdesarrollada, de un proceso de financierización generalizada del sistema mundial, forma dominante de un espacio donde pululan políticos y tecnócratas corruptos y elitistas, militares y mercenarios nihilistas y demás protagonistas de una civilización decadente.

Menem representó la adaptación de Argentina a la victoria de los Estados Unidos contra la URSS, entonces emergía una superpotencia que prometía un dominio total y prolongado del planeta y cuyo discurso neoliberal aseguraba prosperidad para todos gracias al libre mercado. Como sabemos eso no fue más que una ilusión que poco tiempo después demostró su falsedad, las emergencias de China y Rusia señalaron la irrupción de la multipolaridad y en América Latina quienes no se doblegaban ante el Imperio sobrevivieron (como Cuba) y generaron un ciclo progresista. La apuesta menemista era infame y cipaya pero expresaba un cierto realismo oportunista por supuesto muy primitivo.

La aventura macrista no se apoya en un mito global medianamente creíble, tampoco promete prosperidad ni libertad. Su ascenso reúne odios clasistas combinados con brotes de racismo y empecinamiento conservador, sus referentes globales-occidentales, los Estados Unidos y la Unión Europea, muestran cotidianamente su declinación económica y sus deterioros institucionales. Pero al igual que en el caso del menemismo exhibe la extrema fragilidad de su trayectoria económica, el festival de deudas públicas, el agigantamiento del déficit comercial y la reducción del mercado interno (golpeado por ajustes, sobreprecios internos, despidos y retrasos salariales) señalan la ruta hacia una segura crisis mucho más demoledora que la de 2001.

Pero lo peor que podríamos hacer sería caer en el reduccionismo económico y creer que el desastre financiero futuro marcará el fin de la dictadura. Sus jefes en los dos últimos años sin dejar de hacer muy buenos negocios manejaron las cosas priorizando sus objetivos políticos más allá de una que otra desprolijidad, avanzando paso a paso en la instalación del régimen dictatorial. Ahora ya asegurados del control completo del Estado apretarán el acelerador económico, introducirán diversas formas de superexplotación laboral, desatarán saqueos y ajustes desplegando junto a sus aparatos mediático y judicial una densa estructura represiva buscando así aplastar protestas en curso y potenciales puebladas cuando la crisis económica se haga presente.

Claro que la crisis económica y social golpeará a la mafia, la desestabilizará, y que las bases populares serán impulsadas hacia la protesta a gran escala (incluidos los sectores clasmedieros y bajos actualmente drogados por el chupete electrónico) y que ello debería colocarlas frente a frente. Pero con esas reflexiones ya estamos ingresando en el mundo de los escenarios futuros posibles, para poder construirlos deberíamos prepararnos desde ahora. Es lo que están haciendo Macrì y su banda, saben que su éxito se apoya en la degradación integral de la sociedad argentina, en su fragmentación económica extrema asociada a la extinción de identidades populares solidarias, al predominio de la estupidez mediática, proceso de embrutecimiento que bloquearía toda posibilidad de insubordinación masiva. Tal vez eso no sea más que una utopía fascista, el abuelo de Maurizio: Giorgio Macri, fue un notorio mafioso calabrés beneficiario y colaborador del régimen de Benito Mussolini, su carrera italiana concluyó mal y terminada la Segunda Guerra Mundial tuvo que emigrar, desgraciadamente hacia la Argentina. Su nieto ahora embarcado en una aventura tanática puede llegar a tener (si el pueblo argentino lo decide) un destino parecido… o algo peor.

viernes, noviembre 10, 2017

@RadioAlia La Mañana con Victor Hugo Morales 10/11/2017

*
@RadioAlia "te acompaña"

LA MAÑANA COMPLETO (09:00 a 12:00)
radio@alia.com.ar

Escuchar, analizar, compartir, debatir, ESA ES LA TAREA
Victor Hugo  Morales

jueves, septiembre 21, 2017

@RadioAlia "te acompaña": Entrevista de la Expresidenta en "La mañana con Victor Hugo"



*
@RadioAlia "te acompaña"

"La mañana con Victor Hugo"(09:00 a 12:00)
radio@alia.com.ar

Escuchar, analizar, compartir, debatir, ESA ES LA TAREA
Victor Hugo  Morales

Gramsci y los movimientos transformadores de latinoamérica

100 años
En el año 1917, contando nada más con 26 años, Antonio Gramsci escribía en el periódico del Partido Socialista Italiano “Avanti” un artículo histórico, al que título audazmente como “La revolución contra El Capital”.

Mario Della Rocca parte de aquella crítica que el joven Antonio Gramsci realizó sobre la necesidad positivista de las revoluciones en los países capitalistas que planteaba Carlos Marx, para reflexionar acerca de la actualidad de los procesos políticos continentales en las diversas naciones de la región suramericana.
Por Mario Della Rocca*
(para La Tecl@ Eñe)


Nacía la revolución rusa y el joven Gramsci se atrevía, desde el marxismo, a contradecir alguna de las incrustaciones positivistas de Carlos Marx, que había pronosticado la necesariedad de las revoluciones en las naciones desarrolladas por el capitalismo. Aquellas en que la clase obrera era la clase social predominante y protagonista casi exclusiva de la historia junto a los partidos comunistas como su vanguardia.

Escribía Gramsci en un párrafo de aquél artículo:

“(La revolución rusa) Es la revolución contra El Capital de Carlos Marx. El Capital de Marx era, en Rusia, el libro de los burgueses más que el de los proletarios. Era la demostración crítica de la necesidad ineluctable de que en Rusia se formase una burguesía, se iniciase una era capitalista, se instaurase una civilización de tipo occidental, antes de que el proletariado pudiera siquiera pensar en su insurrección, en sus reivindicaciones de clase, en su revolución. Los hechos han superado las ideologías. Los hechos han reventado los esquemas críticos según los cuales la historia de Rusia hubiera debido desarrollarse según los cánones del materialismo histórico. Los bolcheviques reniegan de Carlos Marx al afirmar, con el testimonio de la acción desarrollada, de las conquistas obtenidas, que los cánones del materialismo histórico no son tan férreos como se pudiera pensar y se ha pensado”.[1]

Luego, en el mismo artículo, el genial sardo justificaba a Marx con una frase elocuente: “Marx ha previsto lo previsible”. Una antesala del desarrollo posterior de su pensamiento filosófico político, donde el análisis de la historia y de la originalidad de cada proceso político adquirirían una dimensión esencial.

El debate que surge de lo planteado precedentemente continuó intensamente hasta hoy dentro de las corrientes de análisis marxistas y posteriormente se fueron diseminando dentro de las corrientes nacionales, populares y de liberación en la órbita de los países del Tercer Mundo. Mientras, las revoluciones se seguían sucediendo en países que no habían transitado por una etapa plena de desarrollo del capitalismo.

Animémonos a traer este debate al estudio de los procesos políticos de avanzada social en nuestra América Latina y en especial a su realidad actual, signada por un retroceso de algunos países a escenarios de crisis política o de retorno a políticas neoliberales como las que impregnaron al continente durante la década de los ’90. Sin perder de vista, por supuesto, el contexto global, principalmente la injerencia del imperialismo norteamericano sobre las políticas internas de nuestras naciones y su democracia.

Tomando como punto de partida la realidad del retorno de un gobierno neoliberal a la Argentina[2], de la destitución de la ex Presidenta Dilma Rousseff en Brasil por un golpe de Estado parlamentario y de la crisis de gobernabilidad que atraviesa la nación hermana de Venezuela, podemos reflexionar que se trata de aquellos países con un mayor desarrollo capitalista –puesto en cuestión por las políticas de gobiernos progresistas- y que cuentan con riquezas naturales y productivas apetecibles para los países imperiales, EE.UU. en primer término y luego la Unión Europea. Añadiendo que al mayor desarrollo capitalista en términos productivos, comerciales y financieros le corresponde un mayor desarrollo en las fuerzas de dominación de la subjetividad de los ciudadanos de esos países, léase fundamentalmente los medios de comunicación masivos actuando como corporaciones económicas que pretenden vetar el ejercicio de una democracia avanzada y de políticas de avance societario.

Estas tres naciones están atravesando un proceso histórico y de disputa hegemónica de modelos en estado de “guerra permanente” y con frentes abiertos por diversos ángulos, que las relaciones de fuerzas políticas, económicas y sociales en disputa determinarán hacia dónde se dirigen en el futuro: hacia transiciones traumáticas, que pueden durar corto, mediano o largo tiempo histórico, o hacia la consolidación de alguno de uno de los dos modelos, con sustentabilidad temporal.

Mirando hacia otras tierras en nuestra América Latina, en naciones como Bolivia y Ecuador, los procesos políticos de transformación social avanzan y se profundizan con un importante apoyo ciudadano, que se refleja contundentemente en las elecciones democráticas. Se trata de países que, pese a haber estado durante mucho tiempo dominados por las oligarquías internas y el imperialismo norteamericano, han quebrado profundamente con esa situación emergiendo fuerzas políticas y sociales muy activas y una dirigencia política y liderazgos reconocidos por su apoyo popular.

Son países más “subdesarrollados” en términos capitalistas[3], con distinta inserción en el mundo que los anteriores, con una distinta estructura socio-económica y con menor influencia del sentido común que irradia el proceso de globalización con su herramienta mediática. No se trata de afirmar que no sufren de estas “patologías”, sino que no las sufren en la medida en que afecten fuertemente los procesos de avance de la ciudadanización y las políticas de liberación nacional y social del capitalismo globalizado.[4]

Esta “originalidad” de cada nación –como le gustaría sostener a Gramsci- también irradia naturalmente sobre las fuerzas políticas que dirigen estos procesos políticos progresistas o revolucionarios. Para aportar un dato comparativo importante: mientras el Vicepresidente de Bolivia Álvaro García Linera nos habla de la acción de los movimientos sociales en su país con una virtuosidad que establece una relación entre sociedad civil y sociedad política superadora –socialismo comunitario, lo denomina-, el ex Presidente de Brasil Lula reconoce que el Partido de los Trabajadores ha ido perdiendo poco a poco una de sus bases de desarrollo fundamentales -que incluso dieron origen al PT-, la relación virtuosa con los movimientos sociales y con el mundo del trabajo.

Entre esta actualidad de los procesos políticos continentales en diversas naciones y el planteo de Antonio Gramsci en su tiempo respecto a la revolución rusa y el pensamiento de Carlos Marx podemos hacer una analogía para la reflexión. Sin traspolaciones mecánicas deterministas, porque por ejemplo debemos considerar que, a diferencia de la segunda década del siglo XIX, nuestro tiempo se caracteriza, entre otras cosas, por la complejidad de nuestras sociedades y la evolución de las formas de dominación capitalista, y por lo tanto de la necesidad de encontrar maneras creativas de enfrentarlas.